Lilith recuperada:




Nuestro amor fue al revés
Yo venía de vuelta y tú empezabas.

Yo me había cansado ya y tú, aún no sabías.
Cuando ya no creía nada fue cuando tú, -increíble-, apareciste.
Con las cenizas de mi última eternidad solitaria
un demiurgo amable volvió a fabricarme.

Entonces decidimos que ya estaba bien de andar comiendo manzanas.

Y nos desnudamos
y esa serpiente que era yo, se deslizo por tu cuerpo
y se reconcilió con Dios.

Comments

EiKa said…
Muy bueno, muy bueno...

Saludos!!!
Gracias¡ me encantan éstos saludos -entre botellas con papelito- por los mares del ciberespacio,he paseado por tu blog en justa corespondencia, ya te contaré.

Popular posts from this blog

Tres cuentitos de Mallory Six