Poema

La paja en el ojo ajeno
no te quería escribir poemas
y me sentaba en el tobogán de la tarde
con mi vida sin sentido
aunque te podrías haber desmayado
con sólo susurrarte una frase verdadera
aunque te estremecías en el silencio
no podía escribirte un poema.


La mayor ironía: rezarle en silencio a un Dios que sostiene nuestra última ración de Fe como un cuchillo para inmolar
esclavos.

Comments

electromodesto said…
hola Marjiatta, te hemos linkeado desde el blog de lagenda, donde hemos destacado tu snuff snob

saludos, Jose lagenda

Popular posts from this blog

Tres cuentitos de Mallory Six